Terapia de Escritoras: ¿Seudónimos?

Terapia de Escritoras: ¿Seudónimos?

Hay tantas cosas que una se plantea cuando va a enseñar su trabajo al mundo… Y qué importantes son los nombres, ¿verdad? Así es cómo te conocerán, cómo te recordarán, cómo te elegirán. Porque los lectores también se fijan en los nombres, aunque sea de forma inconsciente, y los editores.

Yo decidí usar la inicial de mi nombre, igual que J.K Rowling y por las mimas razones. Escribo fantasía y no cualquier fantasía, la mía es oscura y épica. Por alguna razón, los lectores de fantasía asocian cualquier texto escrito por una mujer al romanticismo y el amor, y parece ser que eso les hace ser reticentes a leeernos (cuenta los libros que tienes en tu estantería a ver cuántos son de mujeres y en qué géneros), aunque luego lean “El señor de los anillos” o la saga de Juego de Tronos y estén fascinados con las historias de amor que contienen.

Hoy me acompañan dos de nuestras habituales en Terapia de Escritoras para hablar de eso, de nombres. ¿Y tú qué piensas de los seudónimos?


Estoy segura de que este tema va traer diversidad de opiniones y espero que poca polémica cuando se publique y se lea.

Al principio, cuando empecé a escribir, me planteé firmar con seudónimo, no porque me avergonzara, ya que principalmente solo escribía relatos del género erótico, si no por mi familia. En aquel momento mi vida personal pasaba por una situación delicada y no sabía si eso podía acabar por afectarles. Sospesé pros y contras, y me lancé a la piscina sin protección y de cabeza.

Comencé a publicar lo que tenía en un blog dando la cara y no sucedió ninguna catástrofe, por suerte para mí. Dejando a un lado mi experiencia, voy a ahondar un poco más en el tema.

Hay preguntas que me surgen cuando pienso en los seudónimos y en todo su mundo: ¿Necesitamos las mujeres firmar con seudónimo masculino? ¿Acaso a un escritor, por el hecho de ser hombre, se le tiene más consideración? Cada uno que responda lo que crea. Yo tengo clara mi postura.

A veces creo que, a pesar de hallarnos en el siglo XXI, la sociedad y la mentalidad no han evolucionado como deberían. El machismo sigue existiendo, para desgracia nuestra, y debemos continuar demostrando continuamente que somos iguales que los hombres o en ocasiones mejores, según disciplinas o momentos. No creo que se trate de género, sino de aptitudes diferentes según la persona. Nos queda un largo camino que recorrer en este sentido.

Voy a volver al tema de los seudónimos que sino me voy por los cerros de Úbeda. Conozco escritoras que firman sus obras con seudónimo, ¿por qué? Supongo que es tan sencillo como querer guardar el anonimato porque tu vida profesional no se vea afectada por lo que escribes, por separar una cosa de otra, en fin… que se puede justificar y comprender todo. Como lectora que soy, también he visto el caso de escritoras que escriben con seudónimo cuando cambian de género en otras novelas. Excluyendo casos concretos no entiendo porque un escritor/a decide escribir con seudónimo. ¿No es un orgullo y satisfacción poder presentar a los lectores una creación tuya?

Y no lo digo por aumentar el ego, todo lo contrario. Ya que escribir es una ardua tarea, normalmente cuando nos sentamos a teclear, lo hacemos en soledad. Disfrutamos creando, sufrimos, lloramos y reimos, nos ocurre de todo. Y al poner punto y final, y ver que todo cuadra, la ilusión porque otros disfruten con tu historia es casi equiparable a la una/o siente al escribirla. Por eso, como escritora, no acabo de comprender que le puede llevar a un escritor a firmar con seudónimo. Solo me queda por pensar que todo sea una técnica de marketing para vender más, crearte una personalidad e incluso un nombre que sea más fácil de recordar o que sea más vendible.

 

Luisa Fernanda Barón Cuello

 

 

 

 


El seudónimo en la excusa más barata que tiene el escritor para esconderse detrás de un personaje. Si el personaje tiene éxito, el escritor tiene éxito. Si el personaje fracasa siempre puede escoger otro nombre con el que seducir al mundo, y comenzar de nuevo. Nos ocultamos tras un biombo sensual, interesante, enigmático, pragmático, etc… pero ocultos, al fin y al cabo.

Y lo digo yo, que siempre he alardeado de los motivos por los que escogí en nombre con el que me conocéis. Hadha con dos haches,que significan el silencio, la importancia de todo lo que ni se ve ni se oye. El apellido de mi personaje más amado, porque nacimos juntos. Si su historia fracasa, fracasamos ambos. La inexistencia de la casualidad. La posibilidad de inventarte, escogerte y mostrarte en toda la extensión de tus virtudes.

Y esto lo digo yo, que he pasado por casi todos los estadíos emocionales en cuanto al hábito de escribir se refiere. Empezando por el completo anonimato, hasta escribir para mis hijos y mi familia.

Y lo digo yo, que acabo de publicar cuentos infantiles como Fátima Ruiz. He estado a punto de escribir “mi nombre real”, pero ninguno de los nombres bajo los que publico es irreal, aunque alguno surgiera como excusa.

Y lo digo yo que, como todos, he aprendido a digerir las críticas tragando un nudo en el pecho. Pero los amantes de las letras no se rinden, ni el que lee ni el que escribe, somos de una pasta tan longeva como el tiempo.

Y lo digo yo, que seguiré publicando con dos nombres para que el público pueda diferenciar entre novelas para adultos y las impresiones dirigidas a todos los públicos.

Y lo digo yo, que lo hago consciente de mi temor a la ausencia de éxito, la presencia de críticas insistentes, la falta de evolución o… el fantasma del fracaso.

Alabo y brindo mi más sencillo homenaje a todas las personas que desde un primer momento escogen su nombre para enfrentarse al mundo, o el de su padre, o el de su madre… Vaya responsabilidad representar los deseos de otra persona en nuestro rostro público. Porque el seudónimo es nuestro rostro escrito con letra, sobre todo en las redes sociales. Yo lo he conseguido, pero a mi ritmo. ¡Si es que soy una rebelde!

¡Nos leemos!

Y ya no me enrollo más. Hoy me sobran palabras; hoy me sobran párrafos. Ya no me da miedo fracasar. Me dan miedo muchas otras cosas, pero esa no. Y no es porque sepa que el éxito me espera sino porque mis expectativas personales pasan por mejorar, y eso lo hago día a día.

 

Hadha Clain

Spread the word, Share!Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Facebook26

9 comentarios sobre “Terapia de Escritoras: ¿Seudónimos?

  1. Hola chicas!! Me hubiera encantado participar este mes pero se me echó el tiempo encima… De todos modos creo que habéis cubierto casi todos los aspectos del tema. Solo haré una aportación y es que,en mi caso, escribo con un seudónimo por tema laboral. En mi profesión, psicóloga, ya se tienen problemas para que a uno le tomen en serio, si además te identifican con alguien que escribe romántica, erótica y chick-lit, quizá vayas a realizar una terapia de pareja y tengas ciertos problemas en cuanto a la seriedad que transmites. No es algo que vaya a ocurrir con seguridad pero es mejor cubrirse las espaldas. Y ese, en concreto, es mi motivo para escribir como Tricia Ross. En cualquier caso más que seudónimo es un compuesto de mi nombre real…

    1. Es cierto que en algunas profesiones el tipo de género que escribes puede afectar a tu imagen. ¡En la próxima sesión de terapia te esperamos!

  2. ¡Pues a mi me resulta muy curioso como cada una tomamos la terapia para lo que necesitamos!
    Yo comencé con otro nombre por eso también, Tricia, trabajo con niños. Pero mi presión era más asfixiante por el hecho de no hacerlo bien a hacerlo con tintes eróticos.
    Y cierto es que toca las narices que no la tomen a una en serio por escribir romántica, pero vamos, que escribiendo cuentos infantiles no he encontrado grandes diferencias. Ser escritor ya es bastante cruz para quien se empeña en pisarte la cabeza.
    Creo que las líneas entre escritor y escritora se van perdiendo, fruto del sudor del segundo grupo claro está. Y sin desmerecer a grandes escritores del género, que también los hay y venden muuuuchoo.
    En fin, sigo encantada con este proyecto.

    1. ¡Cuánta razón tienes, Hadha! Da igual lo que escribas, el caso es que poca gente ve a los escritores como a otro colectivo de profesionales (hasta que ganan millones como Rowling o George R. Martin, entonces sí molan los escritores).

      1. Y cdo triunfan es fruto de la casualidad y el márketing! A la mierda el trabajo duro,la autoexigencia y el esfuerzo infrahumano de escribir una novela! ¡¡Suertudos!!

  3. Muy buenas visiones sobre el tema, compañeras. Nunca me había planteado la necesidad de un seudónimo, pero leer vuestras experiencias y opiniones (también la de Tricia) me ha dado que pensar.
    Yo siempre he usado mi nombre y apellidos como escritora (además los dos apellidos, que mi madre también cuenta) porque ya con «Amanecer» tenía bastante… Siempre he tenido que soportar las risitas, los comentarios «graciosos» o las bromas sobre mi nombre (también elogios, no voy a negarlo), así que me negaba a tener que elegir un seudónimo. Incluso hay gente que me pregunta cuál es mi verdadero nombre, creyendo que Amanecer es un seudónimo. Para bueno o para malo, mi verdadero nombre ya marca bastante : )

    1. Pero, ¿se puede tener un nombre con un significado más bonito que el de “Amanecer”? El nacimiento de un día, otras 24 horas que se nos otorgan para vivir.

  4. Hola chicas!
    La verdad es que también me hubiera gustado participar en este tema pero me quedé sin tiempo.
    Yo siempre he usado mi nombre real.A veces con los dos apellidos y ahora solo con el de mi padre.No he tenido problema en ello pero es como dice Verónica, que parece que por ser mujer y escribir fantasía oscura u épica, es como si pensaran que es todo romance y no es así siempre. Al menos…en mis historias no es el romance lo que predomina.Por eso me estoy planteando usar seudónimo. El apellido no lo cambio pero si pones las iniciales de tu nombre de pila no se sabe si eres hombre y mujer y en mi opinión da más garantía de que te lean. Total…con mi nombre real no me como un colín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *