Detrás de un libro: los personajes

Detrás de un libro: los personajes

Vale, ya tenemos la trama esbozada y los escenarios desarrollados. Siguiente paso: crear los personajes.

Esta es la forma en que yo creé Póker Kingdom, pero a veces lo primero que surge es el personaje principal y a partir de ahí viene lo demás, o el escenario. Eso depende, ya no del escritor, sino de la historia en particular. Es curioso, pero cada historia tiene su propio proceso creativo y, como dice Elisabeth Gilbert, esa es la gran magia.

En general, para cualquier novela, se aconseja hacer una ficha de personaje para cada uno donde los psicoanalicemos al máximo en todas las dimensiones posibles. Aquí es donde los escritores sacamos nuestro trastorno de personalidad múltiple con orgullo jeje. Cada personaje de Póker Kingdom tiene una ficha dedicada exclusivamente a él con descripción física, cualidades, defectos, miedos, manías, árbol familiar, pasado, presente, futuro y alguna cosa más. Quiero recalcar la palabra CADA porque los que hayáis leído la novela sabréis que hay bastantes personajes y que todos juegan un papel importante en algún momento de la historia. Con lo cual, tengo muchas fichas de personaje, sip, y dibujos, ilustraciones, imágenes. Os dejo una sobre la que basé la descripción física de Judith, la reina de Corazones.

Cuánto tiempo tardé en desarrollarlos es algo difícil de saber. A veces hay aspectos de los personajes que descubro a medida que escribo las escenas, como el miedo de Atenea a las serpientes o que dos de los secuaces de Odín no tienen lengua. De nuevo, voy a decir mi palabra favorita: verosimilitud. Los personajes son los que llevan el peso de la historia, de ellos depende que nos creamos lo que está ocurriendo. Necesitamos que sean personas además de personajes, que sientan en todos los espectros de la sensibilidad humana y que esto este motivado por algo.

¿Qué problemas surgen en esta parte del proceso? La incoherencia es uno de ellos, por ejemplo. Metemos a un personaje en una situación y, como no sabemos sacarlo de ahí, le obligamos a comportarse de una forma que él o ella nunca harían. El lector se da cuenta de eso. Pensad cuando vosotros estáis en el otro lado, inmersos en una historia, y de repente os pasa: esa sensación de ¿de donde sale esto?. Cómo solucionar este problema es algo para lo que cada autor tiene su propia técnica o varias de ellas. Yo soy muy fan de dejar la escena e ir a hacer otra cosa que no tenga nada que ver. De repente no se sabe cómo aquella gran magia aparece y me dice qué va a hacer el personaje para mover la historia hacia delante. Y otras veces es mi editora la que encuentra estos agujeros y me obliga a replantear la escena. (¡Los editores! Esos incomprendidos).

Para desarrollar personajes creíbles la mayoría nos basamos en experiencias personales, gente a la que conocemos, aspectos de nosotros mismos. Esto es bueno, en mi opinión. En la vida real hay sin duda grandes personajes. En Póker Kingdom algunos aspectos de los personajes son mi propio homenaje a personas que han pasado por mi vida, para bien y para mal, con algún rasgo que merecía ser parte de una novela. ¿Adivináis qué personajes están basados en alguien real? 😉

Siguiente parada: los diálogos.

¿Cómo desarrolláis vuestros personajes? ¿Conocéis personajes literarios famosos basados en alguien de la vida del autor? ¿Que dificultades encontráis a la hora de crear un personaje?

Spread the word, Share!Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Facebook5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *